Animales de andar por casa

15/11/2012 Sin categoría

 

FOTO

Haz clik en la imagen para ver la galeria de fotos de la actividad

Animales de andar por casa 

Actividad de fomento de la lectura y de dinamización cultural desde la biblioteca escolar, realizada en el primer trimestre del curso 2010-2011. CEIP Miguel Servet – Fraga (Huesca)

Un grupo no identificado de animales domésticos han descendido de las distintas estanterías de la biblioteca escolar en las que estaban recluidos y se han agrupado en dos largas mesas, mostrándose con descaro desde las portadas de los libros que cuentan sus aventuras. Vacas, cerdos, ovejas, burros, gallinas, perros, conejos, pollos, gatos y hasta ratones (que tan bien conocen el ámbito doméstico) han querido acercarse a las lectoras y lectores jóvenes de nuestro colegio, para establecer con ellas y ellos una relación inolvidable, a través de la lectura. Todos ellos, han querido dar a conocer aspectos desconocidos de sus vidas literarias para contraponerlas a su gris y anodina existencia diaria… Es lo que tiene la literatura, que nos ensancha el mundo, difumina los límites entre lo real y lo imaginado y nos invita a entrar en otra dimensión…

En la antesala de la biblioteca –en el amplio pasillo que da acceso a la misma- cinco expositores acristalados exhibían 80 ilustraciones de animales leyendo; ilustraciones procedentes de libros infantiles que estaban a disposición de chicos y chicas en la biblioteca. Se trataba de una muestra de “Animalectores” que hemos ido coleccionando con el tiempo, que ya expusimos hace cuatro años (en menor cantidad, claro) y que hemos ido prestando a diversas bibliotecas escolares de diferentes localidades estos últimos años. Con ella pretendíamos reconocer el trabajo importantísimo de ilustradoras e ilustradores y hacer que chicos y chicas se fijaran en esa especie de “fábulas lectoras” que, con protagonismo animal, nos invitaban a leer: solos, en compañía, en familia, en voz alta, en voz baja, periódicos, revistas, libros,… Una exposición que fueron visitando las distintas clases del centro, acompañadas por sus tutoras o tutores.

Desde mediados de octubre hasta la primera semana de diciembre, el alumnado y el profesorado tuvo a su disposición esas dos exposiciones: la de libros en el interior de la biblioteca y la de ilustraciones, en el exterior de la misma. Una para leer y otra para mirar y observar detenidamente o para leer de una manera diferente. Desde el Seminario de Biblioteca y Literatura Infantil del centro se hizo también un pequeño encargo o sugerencia: que cada niño o niña del colegio diseñara un marcapáginas con animal doméstico, como protagonista… Como resultado de ello, más de 350 ejemplares de marcapáginas o puntos de libro, originales y diferentes, forman ahora la nueva exposición que, durante el mes de diciembre, ha sustituido a los “animalectores” en los expositores acristalados. Además, con detalles de cuatro de ellos, se ha confeccionado uno en color, realizado en la imprenta, para regalar a todas y todos, como recuerdo de esta actividad.

El grupo de madres que ayudan a ornamentar la biblioteca fue trabajando para diseñar algunos materiales con los que sugerir el tema elegido este trimestre y colocarlos en las ventanas o colgados del techo de la biblioteca. Por su parte, el grupo de madres que cuentan libros o cuentos fue preparando su actuación, con la que se cerraba este tiempo literario y bibliotecario que cada primer trimestre de curso, dedicamos a un tema diferente. Éstas últimas, prepararon los siguientes libros, para contar: ”Sixto seis cenas”; “La ovejita que vino a cenar”; “Monstruo no me comas”; “Mamás a porrillo”; “Historia de un pollo”; “Los diez perritos”; “Señorita, ¡sálvese quien pueda!” y “Los músicos de Bremen”. Los días 29 y 30 de noviembre y 1 y 3 de diciembre, finalmente, todo el alumnado del centro, acudió a escuchar a estas mediadoras especiales que son las “madres cuentacuentos”. Cuatro tardes, a razón de dos sesiones cada tarde, para sembrar en la sensibilidad individual de cada niño y de cada niña, las palabras evocadoras: las que ellas pronuncian, tomándolas prestadas de los protagonistas de los libros; palabras y expresiones que nos divierten o nos sorprenden, que nos hacen soñar, que nos dibujan situaciones no imaginadas o que nos llevan por lugares desconocidos; que nos invitan a sonreír o con las que nos dan un susto de muerte… En definitiva, palabras escritas en los libros, pronunciadas por las madres y guardadas celosamente en las bibliotecas; expuestas siempre a nuestra mirada, a nuestra curiosidad; esperando nuestra presencia en la sala de lectura, mirando las estanterías y el lomo de los libros hasta dar con aquel que nos promete que el camino que vamos a recorrer a su lado, será fascinante o que nos sugiere que aprenderemos algo que hasta ahora era para nosotros totalmente ignorado.

Y al final, nos queda la sensación de haber recorrido un paso más en ese interminable camino del fomento de la lectura, de recuperación de la palabra, de ofrecer el libro como alternativa inteligente para ocupar parte de nuestro tiempo disponible… Y todo ello, pensado, amasado y cocido en la biblioteca escolar, ¿el corazón de la escuela?

Mariano Coronas Cabrero

Enlaces con:

.. http://macoca.org/animales-de-andar-por-casa

..http://www.diariodelaltoaragon.es/SuplementosNoticiasDetalle.aspx?Sup=4&Id=663674

 

 

 

Aquí tenéis una muestra de los marcapáginas elaborados por el alumnado del centro con motivo de la actividad.